peso-y-dieta

Peso y dieta

Una alimentación equilibrada, clave durante el embarazo

La alimentación durante el embarazo ha de ser sana y equilibrada: tan perjudicial es que la madre se engorde demasiado como que aumente poco de peso. Para ello, la embarazada puede limitarse a seguir algunas normas básicas para que su dieta sea la adecuada para un buen desarrollo del feto. Solo en casos muy determinados (diabetes gestacional, anemia, etc.) el médico recomendará medidas más estrictas.

140407207


1. Se ha de dar más importancia a la calidad de los alimentos que a su cantidad. Es por ello que la dieta de la embarazada ha de incluir diariamente:

  • Entre medio y un litro de leche, sola o en forma de productos lácteos (yogurt, queso).
  • Vegetales (crudos o cocidos) dos o tres veces al día.
  • Fruta fresca, una o dos piezas al día.
  • Una ración de carne, pescado o pollo.
  • Un huevo.
  • Tres o cuatro rebanadas de pan.
  • Una o dos cucharadas de aceite de oliva.
  • Cocinar con sal yodada con moderación.

2. La alimentación ha de ser variada para que la embarazada ingiera vitaminas y minerales suficientes para la nutrición y desarrollo del feto. De todas formas, puede ser conveniente que el médico recete algún producto en determinados periodos del embarazo en los cuales aumentan las necesidades de vitaminas y minerales, especialmente de hierro.

3. Los alimentos se han de condimentar de forma sencilla, evitando los fritos, los guisos y las especias.

4. La distribución de las comidas a lo largo del día ha de ser adecuada y equilibrada, siendo preferible espaciar la ingesta en 4 o 5 comidas, procurando masticar bien.

5. Se han de ingerir cantidades normales de líquidos, estando contraindicadas las bebidas alcohólicas, gaseosas y dulces. Es recomendable beber entre 1,5 y 2 litros de agua al día.

6. Durante el embarazo se puede tomar café, pero es preferible no abusar ya que atraviesa la barrera placentaria y actúa sobre el feto. Se recomienda que no se superen las dos tazas diarias, que aportan entre 200 y 300 miligramos de cafeína.

7. Hay que seguir las recomendaciones generales para la manipulación de los alimentos: lavarse las manos con agua tibia y jabón antes y después de manipular alimentos crudos, lavar antes de consumir cualquier alimento procedente del campo y cocinar suficientemente los alimentos de origen animal (carne, pollo, huevos y pescado).