peso-y-dieta

Peso y dieta

¿Cuánto peso debo ganar durante el embarazo?

Durante el embarazo, debes satisfacer tus necesidades nutricionales y las de tu bebé, pero no necesitas “comer para dos”. El tipo de alimentos que consumas es mucho más importante que la cantidad; el aumento de peso recomendado durante el embarazo depende de tu estado de salud y tu índice de masa corporal (IMC) previo al embarazo. 

peso-ganar-embarazo

El incremento de peso según el IMC previo a la gestación

El IMC es un ratio que se calcula a partir de la estatura y el peso, y que se usa para determinar si el peso de una persona se encuentra por debajo de lo normal, si es normal o si la persona tiene sobrepeso o es obesa. Si tu peso era normal en relación a este índice, deberías ganar entre 10 y 15 quilos, a lo largo de la gestación. Si tu peso era inferior al rango de normalidad, deberías ganar más peso que alguien con un peso normal antes del embarazo. Si presentabas sobrepeso u obesidad, el aumento de peso debe ser inferior.

DELGADA: IMC inferior a 20 - Aumento de hasta 12,5 kg
NORMAL: IMC entre 20 y 25 - Aumento de 11,5 kg
SOBREPESO: IMC entre 25 y 30 - Aumento de 7 kg
OBESA: IMC entre 30 y 40 - Aumento de 7 kg

El incremento de peso, por trimestres

Es recomedable que la embarazada vaya ganando peso progresivamente. Así:

  • En el primer trimestre de embarazo se aumenta poco de peso, lo recomendable es entre 0,5 y 1,5 Kg. Hay mujeres que incluso no engordan nada o pierden peso debido a la presencia de náuseas y vómitos.
  • En el segundo trimestre se recomienda un aumento entre 3,5 y 4 kg de peso.
  • El tercer trimestre es el de mayor aumento de peso, debido también a que hasta el momento el feto se estaba desarrollando, pero apenas incrementaba de peso. Se recomienda un aumento de 5 a 5,5 kg, es decir unos 400 gramos cada semana.

¿Afectan el sobrepeso y la obesidad al embarazo?

icono-peso-embarazoLas mujeres con sobrepeso u obesidad tienen un mayor riesgo de presentar problemas a lo largo del embarazo, concretamente, diabetes gestacional, hipertensión, preeclampsia (complicación de la gestación relacionada con la placenta, en la que la presión arterial de la gestante se eleva y aparecen niveles aumentados de proteínas en la orina), parto prematuro y/o parto por cesárea.

Los bebés de madres con obesidad o sobrepeso también presentan un mayor riesgo de desarrollar defectos de nacimiento, como macrosomía, es decir, tamaño fetal aumentado por encima de la normalidad, con posibles lesiones en el parto, y obesidad infantil.