peso-y-dieta

Peso y dieta

La toxoplasmosis durante el embarazo, ¿cómo prevenirla?

La toxoplasmosis es una infección producida por un parásito (Toxoplasma gondii) que, si afecta a la mujer durante la gestación puede resultar potencialmente peligrosa, ya que, en ocasiones, el parásito puede infectar la placenta y al bebé, con el consecuente riesgo de afectación del cerebro fetal. 

gatosok

¿Cómo averigua la embarazada si es inmune?

Habitualmente, en el primer trimestre de embarazo, a través de una analítica de sangre, determinarán si has estado en contacto en alguna ocasión con este parásito. Hasta un 15% de la población lo ha estado. En caso de que nunca hayas estado en contacto, deberás extremar las medidas para evitar el contagio en la gestación.

¿Qué es lo que provoca la toxoplasmosis?

Se estima que el 50% de las infecciones por toxoplasma se producen por comer carne infectada cruda o poco cocinada. También se puede contraer el parásito a partir de fruta o vegetales frescos contaminados, a partir de agua contaminada, o bien al tocar tierra contaminada o arena que haya estado en contacto con excrementos de gato infectado. Otra posible fuente de contagio es el contacto con boca, nariz u ojos mientras manipulamos o cocinamos carne infectada.

Aunque los gatos son los únicos animales que transmiten este parásito en sus heces, otras especies infectadas albergan el parásito en sus tejidos permanentemente, en forma de quistes. La carne de cerdo y cordero y las presas de caza son las que albergan este parásito con más frecuencia, pero cualquier tipo de carne puede estar infectada, por lo que siempre debe cocinarse y manipularse adecuadamente.

Pautas para preparar la carne de forma segura

  • Congela la carne unos días antes de cocinarla. Esto reducirá las posibilidades de una infección, aunque no las eliminará por completo.
  • Cocina bien la carne. Es la única forma de asegurarse de eliminar la toxoplasmosis. Una forma de comprobar que está correctamente cocinada es si desaparece el color rosado del centro.
  • Evita la carne curada, en sal o ahumada, como los embutidos tipo jamón serrano. Puedes consumirlos si los cocinas en la sartén, al horno, etc.
  • Otra forma de evitar riesgos de contraer toxoplasmosis en la gestación es no beber leche no pasteurizada, evitar los huevos crudos, y lavar y pelar la fruta y la verdura antes de consumirlos.
  • Limpia la encimera de la cocina y aquellos utensilios que hayan estado en contacto con carne, aves o marisco crudo.
  • Evita el contacto de las manos con boca, nariz y ojos mientras estés preparando la comida y lávate siempre las manos antes de comer.
  • Usa guantes cuando trabajes en el jardín y evita el contacto de las manos con boca, ojos y nariz hasta que te las hayas lavado bien.