el parto

El pinzamiento del cordón umbilical

El cordón umbilical se pinza idealmente cuando ha dejado de latir. Si se ha decidido realizar una donación de sangre de cordón, el pinzamiento se hará un poco antes de este momento, dado que si no sería muy difícil obtener la cantidad de sangre necesaria para la donación.

cordon-umbilical

Pinzamiento precoz o tardío

Durante siglos, el cordón umbilical se ha pinzado y cortado tras el parto. Sin embargo, no se ha definido aún el momento óptimo del pinzamiento del cordón, sino que varía en función de las diferentes prácticas clínicas. El pinzamiento precoz del cordón umbilical es el que se realiza, generalmente, en los primeros 60 segundos tras el parto, mientras que se conoce como pinzamiento tardío el que se realiza transcurrido al menos un minuto tras el parto o cuando hayan cesado las pulsaciones del cordón.

Para reducir el riesgo de hemorragia posparto en la madre, la OMS recomienda pinzar el cordón tras observarse la contracción uterina unos tres minutos después del parto. No obstante, en una revisión realizada en 2007 no se encontraron diferencias significativas en las tasas de hemorragia posparto al comparar el pinzamiento precoz con el tardío.

Hay cada vez más pruebas de que el pinzamiento tardío del cordón es beneficioso para el recién nacido y puede mejorar su nivel de hierro incluso hasta los seis meses de vida. Este efecto puede ser especialmente importante para los lactantes que viven en entornos con pocos recursos, con un menor acceso a alimentos ricos en hierro.

La sangre para los primeros análisis del bebé

De la parte del cordón que se queda con la placenta se obtiene un poco de sangre que se envía para determinar el pH de la vena y la arteria umbilicales, una medida que nos ayuda a confirmar el bienestar del bebé en el momento de nacer. Con la sangre extraída del cordón también se determina el grupo sanguíneo del bebé.