lactancia

LACTANCIA

La subida de la leche: ¿Qué es y qué puedo hacer para mejorar las molestias?

La subida de la leche sucede alrededor del tercer día de vida del bebé. Es estos días es normal que haya un aumento importante de la sangre que llega a las mamas, lo que ocasiona que estén durante unos días calientes, más grandes y algo endurecidas.

subida-leche

Inmediatamente tras el parto

En algunos casos, si no se inicia a tiempo la lactancia el pecho puede volverse muy doloroso y tener una consistencia muy dura, con las areolas tan tensas que el bebé no se puede agarrar bien. Esto se puede prevenir con un inicio precoz de la lactancia tras el parto. Normalmente, el bebé tiene suficiente con el calostro que segregamos. La comadrona o el pediatra nos ayudarán a valorar si el bebé se alimenta adecuadamente con el calostro.

Técnicas para potenciar la lactancia: el drenaje

En cualquier caso, si se produce un endurecimiento excesivo, la técnica del drenaje es el mejor consejo que se le puede dar a una madre en esta situación. En un drenaje, se colocan los dedos rodeando el pezón y se presiona hacia la espalda durante unos tres minutos. Al hacerlo, probablemente comenzará a fluir leche, pero ese no es el objetivo. El objetivo es que la areola quede totalmente blanda para que el bebé sea capaz de mamar y drenar la mama él mismo. El drenaje se puede realizar antes de cada toma y siempre que tengamos la areola tan dura que no podamos hundir el dedo.

Técnicas alternativas

- Las Hojas de Col. Está científicamente demostrado que la aplicación de hojas de col sobre el pecho ayuda a desinflamar las mamas. Para usar las hojas, deben romperse los nervios previamente haciendo rodar por encima una botella de vidrio por ejemplo. A continuación, se aplican las hojas directamente sobre las mamas, con el sostén encima. Las hojas de col poseen sustancias taninas que absorben el exceso de calor y desinflaman. Al cabo de un rato, se pueden retirar las hojas, que habrán quedado como cocidas, y el pecho estará mucho mejor.

- Extracción de leche. La extracción de leche debe considerarse solo en caso de que el bebé no esté mamando eficazmente y la mamá tenga los pechos muy cargados, y quiera sentir alivio. No se debe tirar ni una gota ¡el calostro es oro puro! Se recomienda guardarlo en la nevera y dárselo al bebé tras las tomas en cuchara.

Dolor y fiebre

Puede ser normal tener algo de fiebre (por debajo de 38ºC) y también es normal que mientras dure la subida, la mujer tenga los pechos blandos tras las tomas pero a los pocos minutos vuelvan a estar duros. Si existe dolor y fiebre se debe consultar con el médico.

En todo caso, hay que recordar que el proceso dura unos tres días y luego todo vuelve a la normalidad: la mamá volverá a tener los pechos blandos y solo se endurecerán si pasan más horas de lo habitual sin amamantar a tu bebé.