noticias

Noticias

¿Cómo podemos evitar el nacimiento de bebés prematuros?

Existen diferentes medidas terapéuticas para retardar el nacimiento de un bebé prematuro, es decir, aquél que se produce antes de la semana 37 del embarazo. Pero no todas son idóneas para todos los casos. Sólo un seguimiento personalizado por un equipo especialista en embarazos de riesgo garantiza el manejo adecuado. Nos lo cuenta Teresa Cobo, especialista en prematuridad de BCNatal.

bebe-prematuro

 ¿Cómo saber si una embarazada tiene riesgo de parto prematuro?

Las causas que hacen que un niño nazca antes de tiempo y, por tanto, sea más vulnerable a determinadas enfermedades debido a su inmadurez, son múltiples, por lo que el manejo no puede ser el mismo en todos los casos, ni las estrategias terapéuticas utilizadas tampoco. La evaluación inicial por parte del ginecólogo o la matrona en la primera visita médica del embarazo es esencial para detectar aquellas mamás con un mayor riesgo de parto prematuro y que requerirán de un control del embarazo más exhaustivo. Normalmente estas mujeres son las que:

  • tienen antecedentes de parto prematuro espontáneo o rotura prematura de membranas antes de las 34 semanas de gestación.
  • presentan factores uterinos que incrementan el riesgo de parto prematuro como la presencia de miomas uterinos, malformaciones uterinas (como el septo uterino), cirugías sobre el cérvix como la conización…
  • presentan complicaciones durante la gestación como el sangrado en el segundo o tercer trimestre, amenaza de parto prematuro o rotura prematura de membranas

¿Qué hacer si existe riesgo de parto prematuro?

En estos casos, acudir a una unidad especializada en embarazos de alto riesgo, como la Unidad de Prematuridad de BCNatal, en la que Teresa Cobo es una de sus médicos responsables, es la alternativa más eficiente.

¿Cómo funcionan las unidades especializadas en embarazos de riesgo?

En las Unidades de Prematuridad, médicos especialistas en parto prematuro, individualizan el manejo de las gestaciones en función de los factores de riesgo que presenta la gestante. La historia obstétrica previa es uno de los factores más importantes que van a influir en la frecuencia de las visitas y en la decisión del tratamiento más adecuado. Esta individualización en el manejo conlleva la realización de exploraciones ecográficas más periódicas que en un embarazo normal así como la identificación de factores infecciosos que incrementan el riesgo de aparición de complicaciones como la pérdida gestacional.

En BCNatal (Hospital Clinic y Hospital Sant Joan de Déu), este servicio se hace extensible a todas las embarazadas que llevan el seguimiento de su embarazo en centros externos, públicos o privados con el objetivo de ayudar al médico responsable de la gestante a manejar eficientemente la gestación. Una Unidad especializada en el parto prematuro debe contar con el apoyo de la Unidad de Cuidados Obstétricos Intermedios para las mujeres que presentan un cuadro agudo ya que algunos de los tratamientos que se utilizan en el manejo agudo de la amenaza de parto pretérmino requiere de una monitorización materna adecuada. Igualmente, debe contar con el apoyo de una Unidad de Neonatología, capaz de atender a bebés prematuros una vez han nacido, principalmente de aquellos extremadamente prematuros (nacidos antes de las 32 semanas de gestación).

¿Cuál es el tratamiento adecuado para evitar el parto prematuro?

"Cada embarazada requiere un tratamiento individualizado", explica Teresa Cobo, sin embargo, cada vez recibe en su consulta a más mujeres con “sobretratamientos”. Hoy en día, está muy extendido el uso de la progesterona, el pesario cervical, los corticoides, el cerclaje cervical como alternativas terapéuticas para prevenir y manejar la prematuridad. Y sí, son herramientas terapéuticas muy útiles, pero, ¿es justificado usarlas todas? “No, al revés, puede ser incluso contraproducente: que exista riesgo de prematuridad no significa tener que utilizar simultáneamente todos los tratamientos sugeridos a nivel científico; lo adecuado es más bien individualizar en cada caso", explica Cobo.

¿Es normal el uso de antibióticos en casos de prematuridad?

“El sobreuso de antibióticos es una de las tendencias más comunes en ese sentido –explica– y a pesar de que sabemos que destruye la flora bacteriana y genera resistencia a los antibióticos más comunes , anulando la efectividad de éstos en infecciones posteriores, se siguen usando con exceso”. Sin olvidarnos de la posible influencia en el microbioma neonatal influyendo en la aparición de enfermedades como la dermatitis atópica.

Para Cobo, en una sociedad donde cada vez más se opta por el parto natural y en un entorno lo más humanizado posible, “la tendencia debería llevarnos hacia una medicina individualizada y poco intervencionista, con tratamientos acordes a cada caso y siempre basados en la evidencia científica", añade.

Por Tere Cobo, especialista en medicina maternofetal de BCNatal (Hospital Clinic y Sant Joan de Déu de Barcelona)