noticias

Reportajes

El parto en el agua, una opción beneficiosa para la madre y el bebé

Dilatar en el agua es un procedimiento que, según se ha demostrado, hace que los partos sean más cortos y menos dolorosos. En España son varios hospitales los que cuentan con bañeras de dilatación preparadas para ello –el Hospital Clinic de Barcelona es uno de ellos–, una opción beneficiosa para la madre y el bebé como nos cuentan una comadrona y una madre que lo ha vivido.

 

Dilatar en la bañera es menos doloroso

Para la mayoría de mujeres el momento del embarazo que genera más dudas es, sin duda, el del parto. ¿Será doloroso? ¿Durará mucho? ¿Y si no dilato lo suficiente? Precisamente para reducir el dolor del parto y acortarlo al máximo, algunos hospitales, entre ellos el Hospital Clinic y Sant Joan de Déu, ambos en Barcelona, ofrecen desde hace algún tiempo una opción sólo apta para embarazadas de bajo riesgo: dilatar en la bañera. Para ello cuentan con salas de parto acuáticas, con bañeras de dilatación para las parturientas, preparadas especialmente para ello. Rosana Cumí, madre de un niño de tres meses, se emociona al recordar lo que vivió en esa sala. “Fue una experiencia única que recomiendo a todas la madres”, dice.

Beneficios del agua en el parto

Entre los beneficios que tiene el agua tibia para el parto está la relajación de los músculos perineales y la reducción de la producción de adrenalina, que endurece el cuello del útero, “de forma que el dolor disminuye, el proceso de dilatación se acorta y la expulsión del bebé es más fácil”, explica la comadrona Laura Mallen. Además, al estar sumergida en agua, el riego sanguíneo al útero de la mujer se incrementa y como resultado las contracciones son más eficientes y el bebé está mejor oxigenado. Un sinfín de ventajas a las que cabe sumar la satisfacción de la madre tras el parto, que acostumbra a ser superior que en los partos más medicalizados.