Pérdida de líquidos durante el embarazo: ¿es normal?

No es normal perder líquido amniótico durante la gestación (con la excepción de la rotura de la bolsa amniótica durante el parto). En un embarazo normal el bebé se encuentra rodeado de líquido dentro de la bolsa amniótica que debe ser estanca. Si se pierde líquido amniótico por la vagina significa que lo más probable es que la bolsa de las aguas se haya roto.

perdida liquido amniotico

¿Es normal perder líquido amniótico?

No, en absoluto. Si se sospecha una rotura de la bolsa amniótica lo aconsejable es consultar inmediatamente con el ginecólogo o comadrona de referencia ya que es una complicación potencialmente peligrosa para el bebé y la mamá. En la mayoría de casos, una rotura de la bolsa amniótica es muy evidente con salida de gran cantidad de líquido amniótico por la vagina. Sin embargo, en algunos casos, la pérdida de líquido es escasa y difícil de identificar.

¿Cómo puedo saber si estoy perdiendo líquido amniótico?

La mayoría de veces que una embarazada tiene la sensación de perder líquido o sentirse mojada es, en realidad, flujo vaginal (que al final del embarazo es más abundante y líquido), sudor o pequeños escapes de orina. Para saber si la pérdida es en realidad de líquido amniótico u otras causas, es útil observar cómo es el líquido que se pierde y si se moja la ropa interior. El líquido amniótico es transparente e inodoro (realmente como agua). En cambio, la orina es más amarillenta y huele; el flujo vaginal es más espeso y el sudor, no suele mojar la ropa interior. En algunos casos, es realmente es muy difícil diferenciarlos y, ante la duda, se recomienda consultar con el médico que puede realizar una exploración y un rápido análisis del líquido que se pierde para saber si se trata de líquido amniótico o no.

¿Por qué se rompe la bolsa amniótica?

La rotura prematura de membranas no es normal, y suele ser un signo de algún problema del embarazo. Las principales causas que se conocen son:

  • Se estima que un 30% de las roturas prematura de bolsa es secundaria a una infección intramniótica, que suele debilitar las membranas y facilitar que se rompan.
  • El inicio de contracciones antes de tiempo (amenaza de parto pretérmino).
  • Una sobredistensión del útero debida a la presencia de gemelos o a una mayor cantidad de líquido amniótico (polihidramnios).
  • Una amniocentesis o fetoscopia conllevan una punción de las membranas y pueden facilitar su rotura.

¿Puede evitarse la rotura de bolsa amniótica?

La rotura prematura de membranas suele deberse a un problema de base de las membranas, que habitualmente no puede evitarse. Lo que sí podemos hacer es consultar con el médico ante la sospecha de pérdida de líquido amniótico, para que pueda iniciar el tratamiento necesario lo antes posible.