noticias

Noticias científicas

¿Supone algún riesgo para el feto que la madre se tumbe boca arriba en los últimos meses de embarazo?

El afán por conocer a fondo todos aquellos factores que pueden afectar de alguna forma a la salud del feto a lo largo del embarazo, investigadores de la Universidad de Auckland, en Nueva Zelanda, han descubierto que tumbarse boca arriba en el tercer trimestre de embarazo podría ser más peligroso para el feto. ¿Es cierta dicha afirmación?

tumbada-boca-arriba-embarazo

Cómo la postura de la madre afecta al feto

El estudio, publicado en la revista The Journal of Physiology, concluye que, en comparación con otras posturas, la posición de decúbito supino modifica la frecuencia cardíaca del bebé y su estado de actividad hasta el punto que pasa más tiempo en un estado conocido como 1F en el que el feto apenas reacciona, como si estuviera adaptándose a una situación menos favorable gastando menos oxígeno.

¿Cómo realizaron el estudio?

Para hacer el estudio, los investigadores monitorizaron la frecuencia cardíaca de 29 mujeres embarazadas y de sus respectivos bebés, durante el tercer trimestre de embarazo, mientras cambiaban de posición para mantener cada una de ellas durante 30 minutos. En esos lapsos de tiempo registraron el comportamiento de los bebés para evaluar su estado y, en consecuencia, los riesgos de cada postura.

Estar boca arriba podría añadir estrés al bebé

Tras el estudio, las siguieron a todas hasta el momento del parto: todas tuvieron bebés sanos. Sin embargo, encontraron igualmente significativos los datos recogidos cuando la mujer estaba tumbada boca arriba. “De nuestro estudio deducimos que acostarse de espalda puede agregar estrés adicional al bebé, contribuyendo al riesgo de muerte fetal en mujeres con trastornos subyacentes”, explica Peter Stone, profesor de Medicina Fetal Materna en la Universidad de Auckland y autor principal del estudio.

¿Afecta a todas las embarazadas?

Es decir, es muy probable que en mujeres sanas con bebés sanos la postura de la madre no tenga mayor repercusión en la salud del feto, dado que todas las mujeres van modificando su posición a lo largo del día e incluso durante la noche. Sin embargo, en mujeres con embarazos de riesgo, pasar más tiempo tumbada sobre la espalda podría aumentar la probabilidad de muerte fetal, tal y como explican los investigadores.

Sólo controlaron media hora

¿Suficiente para sacar conclusiones? Seguramente no, y por eso en todo momento se explican las conclusiones en condicional. Los propios autores son conscientes de las limitaciones del estudio y dicen: “Sólo hemos observado el efecto de las posiciones maternas durante un corto periodo de tiempo mientras la madre está despierta y se necesita más investigación para ver el efecto de permanecer en ciertas posiciones durante el sueño maternal a lo largo de la noche”.

El siguiente paso

Este estudio abre la puerta a nuevas investigaciones que evalúen la posición que adoptan las embarazadas al dormir y en la que pasan más tiempo, para ver si afecta de alguna manera significativa a la salud del bebé. Mientras tanto, nos dejan con otra conclusión a tener en cuenta: la posición materna en la que el feto sufría menos cambios era tumbada sobre el lado izquierdo.

Fuente: Live Science / The Physiological Society