La fecundación e implantación del embrión

En la semana 2 se produce la fecundación; éste es el momento en el que el espermatozoide (del padre) y el ovocito (de la madre) se encuentran en la mitad de la trompa. El espermatozoide se introduce en el ovocito, y los núcleos de cada célula se fusionan en una sola, que a partir de entonces se llama zigoto. El espermatozoide y el ovocito son células reproductoras, y por tanto tienen sólo la mitad de los cromosomas que tiene un ser humano normal. Así, cada progenitor aporta 23 cromosomas que se unen en el zigoto, o futuro embrión, para formar una célula humana normal con 46 cromosomas, la mitad de cada progenitor. 

                                                   semana2    semana3     

Cada cromosoma está formado por millones de genes, que contienen toda la información necesaria para "ejecutar el programa" de formar un ser humano. Los cromosomas sexuales se encuentran desde el inicio de la fecundación; el sexo del futuro bebé viene determinado por el espermatozoide que haya fecundado al ovocito: si es un cromosoma Y el embrión será niño, y si es X será niña.

Tras la formación del zigoto, éste empieza a dividirse rápidamente en dos, cuatro, ocho... y así sucesivamente con lo que en pocos días tiene ya miles de células. En estos días pasa por diferentes fases en las que se denomina primero blastómera, luego mórula y posteriormente blastocisto. Mientras se transforma, desciende por la trompa hasta el útero, y ya en la semana 3 del embarazo se implanta en la pared interna del útero, que conocemos como endometrio.  

 


Volver al semana a semana