¿Qué supone una pérdida perinatal? Charlamos con 'La tribu invisible'

La pérdida de un hijo durante el embarazo o poco después del nacimiento es uno de los hechos más traumáticos que puede afectar a una familia. Por su complejidad y connotaciones sociales, el proceso de duelo puede ser difícil e incomprendido. Elisa Llurba, responsable de Ginecología y Obstetricia de Hospital Sant Pau, charla con Ariadna, una mamá que ha iniciado la campaña "La tribu invisible" en la red para dar visibilidad a las pérdidas gestacionales.

 

La muerte perinatal en cifras

La prevalencia de pérdidas gestacionales es alta, afectando a 1 de cada 4 o 5 embarazos. Si bien tradicionalmente, se ha asumido que la pérdida gestacional se refiere a pérdidas en etapas avanzadas del embarazo, se sabe que la magnitud del trauma no depende de las semanas de gestación sino de la pérdida en sí.

Pérdidas más precoces, deben ser también consideradas pérdidas gestacionales. En esos casos, también hay que poner en marcha todos los mecanismos internos y externos para poder afrontar este duelo de forma que sea satisfactoria para cerrar el proceso.

La importancia de “sentirse acompañado”

"La pérdida de un hijo o una hija es una experiencia trágica para la madre y el padre". El objetivo de "La tribu invisible", es reivindicar la visibilidad de las pérdidas gestacionales, especialmente las precoces, y concienciar sobre el impacto que tienen en las familias y permitir así que se ofrezca ayuda desde el entorno social y también desde el sistema sanitario. Su alma mater es Ariadna, que con 37 años ha vivido en su propia piel qué sucede cuando pierdes a un hijo antes de nacer. De esa experiencia nacen sus ganas por ayudar a otras madres, y ofrecer ese hombro que a veces no encuentras. También creó los podcasts de Temps de dol, a tu disposición.

Artículos relacionados

• Cómo superar la muerte de un hijo en el embarazo o poco después de nacer

• Nace 'Compartim', un grupo de apoyo y acompañamiento al duelo perinatal

• Cuando el embarazo no llega a buen puerto, por Eduard Gratacós