el parto

La maniobra de Kristeller

La maniobra de Kristeller se realiza empujando con los puños o el antebrazo la parte superior del útero coincidiendo con la contracción y el pujo de la madre. Se suele emplear esta maniobra cuando el expulsivo está resultando muy prolongado, el feto es muy grande o cuando la madre está cansada y no tiene suficiente fuerza debido a la anestesia peridural.

maniobra kristeller

Emplear la maniobra de Kristeller no significa que algo vaya mal, sino que se quiere acelerar el parto. Siempre la realiza un profesional, ya sea ginecólogo o matrona.

La maniobra de Kristeller puede ser dolorosa dependiendo de la presión ejercida. A veces, si la fuerza aplicada es muy grande, la mujer puede quedarse sin aire momentáneamente. En el postparto pueden sentirse un dolor parecido a las agujetas en la zona superior del abdomen secundarias a la maniobra de Kristeller. En ocasiones pueden aparecer pequeños hematomas si la fuerza ejercida ha sido muy grande.

En general, es una maniobra que se tiende a abandonar y sólo se aconseja su uso en condiciones muy seleccionadas y siempre por personal experto.