el parto

La episotomía: ¿qué es y cuándo se realiza?

La episiotomía es una pequeña incisión, un corte que se realiza en el periné con el fin de minimizar el riesgo de desgarro en el momento de la salida de la cabeza fetal. Te contamos cuándo se realiza y cómo puede evitarse.

episotomia

¿Cuándo se realiza la episiotomía?

Practicar la episiotomía es una decisión que adopta el obstetra o la matrona justo en el momento en que la cabeza del bebé está a punto de salir. La episiotomía consigue hasta 3 cm más de abertura vaginal. Bien utilizada, reduce la incidencia de desgarros no controlados. La episiotomía implica una pequeña sutura con puntos reabsorbibles (no es necesario sacarlos), que puede ser dolorosa para la madre en los primeros días del posparto.

Antes del parto, durante las últimas seis semanas, los masajes perineales (con aceite de rosa mosqueta, por ejemplo) y otros ejercicios de diversos tipos ayudan a mejorar la movilidad y la flexibilidad del periné, lo que ayudará a su distensión durante el parto. En todo caso, es muy difícil predecir en un caso concreto si va a ser necesaria una episiotomía, y por otra parte, no debe considerarse su uso como un “fracaso” del parto natural. Si se utiliza adecuadamente es una incisión muy pequeña que no va a afectar ni la estética, ni la función del suelo pélvico en el futuro.

La frecuencia de episiotomías varía mucho entre países, pero en general se considera que la frecuencia en el primer parto es muy superior a la de los siguientes, donde en general no será necesaria. Su frecuencia se ha reducido mucho pero todavía depende mucho de los centros y profesionales. Es importante, al igual que sucede con la cesárea, no realizar comparaciones directas entre diferentes entornos. Algunos factores pueden aumentar la frecuencia de episiotomía y el más claro es que en los países con menos natalidad, la proporción de primeros partos es muy superior. En todo caso, en centros con protocolos de promoción y respeto al parto natural, su incidencia debería ser inferior al 20-35%.

¿Cómo puede evitarse la episotomía?

En la actualidad, aquellos centros con políticas para favorecer la mínima utilización de instrumentación durante el parto, utilizan una serie de medidas que pueden reducir mucho el uso de episiotomía. Así, se permiten fases de expulsivo más largas, colocando compresas calientes y protegiendo el periné, lo cual permite que este se adapte poco a poco a la salida de la cabeza. Se utilizan también contracciones con pujos más suaves.