¿Qué es la gimnasia abdominal hipopresiva?

Los ejercicios de gimnasia abdominal hipopresiva aumentan el tono abdominal y como consecuencia, tonifican el suelo pélvico, reducen la cintura y previenen la incontinencia de orina. Tres cosas que interesan mucho a las mujeres que acaban de ser madres, para recuperar la figura que tenían antes del embarazo. Aunque debido a la complejidad de estos ejercicios, lo más recomendable es acudir a un centro fisioterapéutico donde enseñan a realizarlos personalmente, también pueden practicarse en casa.

gimnasia hipopresiva

¿En qué consiste la gimnasia abdominal hipopresiva?

Creada por Marcel Caufriez, doctor en Kinesiterapia, en los años 80, la Gimnasia Abdominal Hipopresiva (GAH) trabaja la musculatura abdominal sin perjudicar el suelo pélvico. Está especialmente indicada para mujeres en el posparto, deportistas y en periodo menopaúsico.

Consiste en grupos de ejercicios en los que a partir del control de la respiración y el diafragma se logra elevar las vísceras (útero, vejiga e intestinos). En las clases se enseña a las mujeres a elevar el ombligo hacia arriba desde el diafragma con una respiración especial. Así, se produce de una forma refleja una tonificación del suelo pélvico y de la zona abdominal. Se ejecutan en una postura estática.

Esta gimnasia, además, corrige la postura (con el embarazo se produce hiperlordosis, el aumento de la curva lumbar), coloca la columna sin dar presión abdominal, trabaja mucho los brazos y reduce la tensión del abdomen bajo. A veces el vientre caído se debe a problemas posturales (hombros caídos, tendencia a sacar tripa, cabeza adelantada, pies y rodillas en mala posición).

La respiración hipopresiva se realiza en apnea. De esta manera se estimula la apertura de las costillas y la succión abdominal. En los primeros días cuesta un poco, pero se va aprendiendo poco a poco.

¿Cuándo se puede iniciar este tipo de ejercicio hipopresivo?

Nunca debe hacerse ejercicios hipopresivos antes de los tres meses después del parto, es decir, una vez que el útero ha vuelto al tamaño anterior a dar a luz. En este periodo de involución uterina no se recomienda hacer ejercicio fuerte. Lo apropiado es realizar esta gimnasia durante seis meses, dos clases a la semana (aunque también es muy normal que sea una cada semana).

Los expertos en gimnasia hipopresiva primero evalúan el estado de la paciente (tono abdominal, test de incontinencia, peso, postura…) y en función de éste especifican el grupo de ejercicios más adecuados a esa persona.

Después de los seis meses, se puede empezar a efectuar también otro tipo de ejercicio como pilates. Eso sí, sea el ejercicio que sea, se necesita tiempo y constancia para recuperar la figura tras el parto.