posparto

POSPARTO

¿Qué métodos anticonceptivos puedo usar tras el parto?

El embarazo, el parto y el posparto son periodos de transición que pueden afectar a la sexualidad. Aunque el momento de reanudar la vida sexual es diferente para cada pareja, es importante saber qué método anticonceptivo es el más adecuado. La elección depende de factores médicos, anatómicos y hormonales, y también de si se ha optado por la lactancia materna. Josep Perelló, ginecólogo especialista en anticoncepción del Hospital Sant Pau de Barcelona, nos lo cuenta.

Anticoncepcio

¿Cuándo se reanudan las relaciones sexuales tras el parto?

El embarazo, el parto y el posparto son periodos de transición donde se producen una serie de cambios biológicos, psicológicos y sociales que pueden afectar a la sexualidad. El momento y la manera en el que se reanuda la vida sexual no es el mismo en todas las parejas. La mayoría de las mujeres reinician las relaciones sexuales coitales sin dolor a las 6 semanas del parto y llegan a conseguir el orgasmo a las 12 semanas. No obstante, hasta el 21% de las mujeres perciben una disminución de su actividad sexual hasta los 18 meses después del parto, en comparación con la etapa anterior al embarazo (1).

Debe tenerse en consideración que cada pareja puede disfrutar de una gran variedad de comportamientos sexuales, que no tienen por qué incluir la penetración. El sexo con penetración puede disminuir, pero otros comportamientos sexualmente igual de íntimos y satisfactorios pueden ocupar su lugar, ya sea introduciendo nuevos comportamientos o potenciando comportamientos anteriormente eclipsados por la penetración.

Un buen asesoramiento por parte de un profesional sanitario, así como una adecuada comunicación entre los dos miembros de la pareja, facilitarán la reanudación de las relaciones íntimas.

¿Cuándo voy a ser fértil de nuevo?

La posibilidad de embarazo después del parto va ligada a la recuperación de la capacidad de ovular, que a su vez va a depender de si la mujer da de mamar a su bebé. La lactancia materna puede suprimir la ovulación y, por tanto, disminuir la fertilidad. Esta supresión de la ovulación va a depender sobre todo del número de tomas y de su frecuencia.

Las mujeres no lactantes tienen su primera ovulación entre 45 y 94 días posparto, y por tanto estas ovulaciones son potencialmente fértiles, lo que subraya la necesidad de iniciar un método anticonceptivo lo antes posible para prevenir un embarazo no deseado (2).

¿Puedo quedarme embarazada mientras dé de mamar a mi bebé?

La respuesta es sí. La lactancia materna no necesariamente impide un embarazo, aunque lo cierto es que la mayoría de las mujeres que dan de mamar a su bebé no ovulan. La efectividad de la lactancia materna para evitar un embarazo va a depender del número de tomas, de su frecuencia, del tiempo transcurrido desde el parto y de que la mujer haya recuperado sus ciclos menstruales normales. De hecho, cuando se realizan más de 6 tomas al día, la probabilidad de ovulación es del 1 al 5%. Esta probabilidad se incrementa cuando se realizan menos de 6 tomas al día, a partir del sexto mes posparto o si la mujer presenta menstruaciones espontáneas (3,4).

¿En qué consiste el método de la lactancia y la amenorrea?

El método de la lactancia y la amenorrea, conocido con el acrónimo MELA, consiste en la combinación de tres condiciones asociadas a la fertilidad de la mujer lactante:

  • el retorno a la normalidad de las menstruaciones
  • las características de la lactancia materna
  • el tiempo desde el nacimiento del bebé

Para una óptima efectividad del MELA es necesario que la mujer no haya recuperado su ciclo menstrual normal, es decir, que no haya menstruado desde el parto, sin tener en cuenta el sangrado durante las primeras semanas del parto (loquios). Además, la lactancia materna debe ser exclusiva y a demanda, tanto de día como de noche, y no deben darse otros alimentos o líquidos con frecuencia.

Si se dan todos estos factores la probabilidad de embarazo utilizando el MELA es muy baja, entre el 0,5 y 1,5% (5). A continuación podemos observar un sencillo esquema que permite establecer el efecto que tiene la lactancia materna sobre la fertilidad en el posparto a través de una serie de preguntas que debe responder la mujer lactante:

PREGUNTAR A LA MADRE LACTANTE:

• ¿Su bebé tiene menos de 6 meses?

• Más allá del día 56 posparto, ¿tiene menstruaciones?

• ¿El bebé se alimenta completamente o casi completamente de la leche materna?

Cuando responde SÍ a las tres preguntas:

Existe sólo un 1-2% de posibilidades de embarazo:

no necesita un método complementario de planificación familiar en este momento

Cuando responde NO a cualquiera de las tres preguntas:

Debe informarse a la madre de los métodos anticonceptivos compatibles con la lactancia

 

¿Qué métodos puedo utilizar en el posparto si estoy lactando y cuál es su efectividad?

La elección de un método anticonceptivo en el período posparto depende de una serie de factores, entre los que se incluyen datos del historial médico, factores anatómicos y hormonales, la preferencia de la mujer y de si está lactando o no. Es primordial que la elección del método anticonceptivo sea una elección libre e informada. La información debe provenir de un profesional sanitario.

Más allá del método MELA, ¿hay otras opciones si das el pecho?

  • Los métodos barrera: capuchón cervical, diafragma, preservativo femenino y preservativo masculino.
  • Los métodos hormonales: se puede tomar anticonceptivos que tan solo tienen progestágenos como método anticonceptivo, ya que las píldoras convencionales llevan estrógenos y progestágenos, por lo que están contraindicados en la lactancia.
  • Los métodos de larga duración: inyectable, dispositivo intrauterino metálico, dispositivo intrauterino hormonal e implante subdérmico. Estos pueden plantearse en la lactancia y están especialmente indicados en aquellas mujeres que desean espaciar más de dos o tres años el nuevo embarazo.
  • Los métodos irreversibles: vasectomía y ligadura de trompas. Evitan de forma irreversible una nueva gestación.

Los métodos hormonales de corta duración son los que obligan a la mujer a hacer un uso constante y correcto del método para una óptima efectividad contraceptiva: la píldora diariamente, el parche semanalmente y el anillo vaginal cada 3 semanas. Por otro lado, los métodos anticonceptivos de larga duración tienen un efecto a largo plazo y, una vez colocados, su correcto uso es independiente de la mujer. Por ello, los métodos anticonceptivos de larga duración son los métodos reversibles más efectivos.

La mujer que requiere un método anticonceptivo debe ir a un profesional sanitario para que le informe de forma clara y objetiva de los diferentes métodos disponibles y de cuáles se adaptan a sus necesidades y requerimientos.

 

Bibliografia:

1. Jawed-Wessel S et al. The Impact of Pregnancy and Childbirth on Sexual Behaviors: A Systematic Review. J Sex Res. 2017 May -Jun;54(4-5):411-423.

2. Jackson E et al. Return of ovulation and menses in postpartum nonlactating women: a systematic review. Obstet Gynecol. 2011 Mar;117(3):657-62.

3. Wang IY et al. Reproductive function and contraception in the postpartum period. Obstet Gynecol Surv. 1994 Jan;49(1):56-63.

4. Pieh Holder KL. Contraception and Breastfeeding. Clin Obstet Gynecol. 2015 Dec;58(4):928-35.

5. Trussell J. Contraceptive failure in the United States. Contraception. 2011 May;83(5):397-404.

6. Figura adaptada del libro: Ezequiel Pérez Campos. Métodos anticoncetivos. Bases fisiológicas. Manejo clínico. 2008.