5 condiciones del embarazo que pueden afectar la práctica de ejercicio

Existen algunas condiciones durante el embarazo que pueden contraindicar la práctica de ejercicio físico. Por eso, antes de nada, es primordial consultar con el médico o la matrona si el tipo de ejercicio que quiere hacer la embarazada es recomendable. Dependerá del estado físico de la mujer y de las condiciones del embarazo.

86491177ok

Anemia

En los casos en los que existe una anemia, la capacidad para transportar oxigeno se ve reducida, por lo que es probable que aparezca con mayor facilidad la sensación de falta de aliento, aceleración del corazón y fatiga. En estos casos, se debe realizar un ejercicio físico adecuado a las capacidades de la embarazada en este momento evitando esfuerzos físicos importantes a la vez que realizar el tratamiento oportuno (Anemia durante el embarazo: causas y tratamiento)

Contracciones

A lo largo del embarazo, pero mas frecuentemente en el tercer trimestre, aparecen contracciones no dolorosas que no implican un aumento del riesgo de parto pretérmino (Contracciones de Braxton Hicks). En algunos casos, estas contracciones aumentan de forma importante durante el ejercicio físico de intensidad media alta. Si esto ocurre, es recomendable realizar ejercicios de intensidad baja como el yoga, estiramientos o natación en lugar de actividades más intensas como correr o aeróbic.

Dolor en la espalda o ciática

La presencia de dolor en la zona lumbar es muy frecuente, apareciendo en la mitad de embarazadas, sobre todo al final de segundo y durante todo el tercer trimestre (Dolor de lumbago durante el embarazo). Los ejercicios que precisan la utilización de pesas o que suponen una sobrecarga de esta zona pueden empeorar los síntomas por lo que aconseja en estos casos la realización de ejercicios de intensidad baja, especialmente la natación.

Embarazo múltiple

Todos los cambios que se producen en el cuerpo para adaptarse al embarazo se ven incrementados en las pacientes con gestaciones múltiples. Por este motivo, en estos casos se recomienda realizar ejercicios de intensidad baja, como el yoga, la natación y los estiramientos.

Parto prematuto anterior

Las mujeres embarazadas que han tenido un parto por debajo de las 36 semanas en un embarazo previo tienen un riesgo aumentado de parto prematuro. Por este motivo, es importante consultar al médico de referencia la posibilidad de realizar ejercicio. En aquellos casos en que el control del embarazo no presenta ninguna complicación, y la mujer desee realizar alguna actividad, es aconsejable realizar ejercicios de baja intensidad, como los estiramientos, el yoga o andar.