Molestias o dolores leves abdominales durante el embarazo

Es normal padecer molestias abdominales en todos los trimestres del embarazo, pero muy especialmente durante el primer y tercer trimestre. Este dolor abdominal puede durar varios días, aparecer y desaparacer de forma espontánea o cambiar de localización con frecuencia. 

molestias-abdominales-embarazo

¿Cuáles son las causas de este dolor abdominal?

• En muchos casos, las molestias son producidas por "tirones" en los ligamentos del útero producidos por el crecimiento del mismo. Este tipo de molestias pueden notarse en cualquier momento, aunque son muy típicas del primer trimestre, y pueden recordar o ser similares al típico "dolor de regla" asociado a la menstruación. En estos casos, los dolores suelen situarse en la mitad baja del abdomen, casi en la pelvis o ingles, y a veces un poco más alto.

• Otra posible causa de dolor abdominal leve es el estiramiento de la musculatura abdominal. En este caso, el dolor se localiza en flancos e ingles, y en general suele aparecer durante el segundo trimestre, siendo muy frecuente en el tercero.

• El dolor en el vientre también puede ser debido a molestias intestinales. Es decir, por la mayor lentitud de la digestión durante el embarazo. En este caso, se favorecen dolores tipo flato o gas retenido. Pueden aparecer en cualquier punto del abdomen. A veces son casi pélvicos y puede ser difícil saber si están producidos por el útero o el intestino, incluso para un especialista, pero al ser dolores totalmente benignos no causarán preocupación.

• A partir del quinto-sexto mes de embarazo, las molestias abdominales pueden ser provocadas por contracciones. Normalmente las contracciones se distinguen bien de otro tipo de dolores por sus características, pero en algunos embarazos de primerizas pueden confundir. En general, y como explicamos en el apartado correspondiente, es normal tener contracciones si no son fuertes.

Finalmente, en casos raros, un dolor pélvico, producido por los huesos de la pelvis, puede ser un poco alto y confundirse con un dolor abdominal.

¿Se pueden tratar estas molestias?

Las molestias abdominales no tienen más tratamiento que hacer reposo y evitar posturas molestas. En casos musculares, el dolor puede aliviarse mediante el uso de una faja especialmente diseñada para embarazadas. Si, por el contrario, se cree que el dolor es debido a un exceso de gases, se puede comentar con el médico o comadrona con tal de valorar aspectos de la dieta durante el embarazo.