El estreñimiento durante el embarazo

Durante el embarazo algunas mujeres se sienten más estreñidas que en otras épocas de su vida. Es normal. Los cambios hormonales que tienen lugar durante la gestación y, en especial, el aumento de la progesterona, ralentizan el proceso digestivo y el tránsito intestinal. Así que no te preocupes. Lo importante es seguir una dieta rica en fibra, realizar ejericio y establecer una rutina.

estreñimiento

¿Es normal sufir estreñimiento durante el embarazo?

Sí, es totalmente normal y muy habitual sufrir estreñimiento durante el embarazo.

¿Por qué es común el estreñimiento durante el embarazo?

Los cambios hormonales que ocurren en el embarazo, sobre todo el aumento de la progesterona, ralentizan el proceso digestivo y el tránsito intestinal. Además de esta subida de la progesterona, también favorece el estreñimiento el hecho de que, a medida que el embarazo avanza, el útero va presionando cada vez más el recto, la parte final del intestino grueso. En los últimos meses, cuando el útero ya ha alcanzado un gran tamaño, comprime aún más los intestinos, y, como consecuencia, el paso de los alimentos se vuelve más lento. 

Existen, también, otras circunstancias que pueden provocar estreñimiento durante el embarazo, como, por ejemplo, tomar un suplemento rico en hierro, no realizar ejercicio físico y, sobre todo, beber pocos líquidos y no consumir alimentos que contengan fibra. 

¿Cómo se puede prevenir?

A continuación te damos 4 consejos para prevenir el estreñimiento en el embarazo:

• La clave para prevenir el estreñimiento durante el embarazo es la dieta. Como más ricas sea en fibra mucho mejor. Por eso es importante que la embarazada aumente la ingesta de fibra (verduras, frutas, vegetales, legumbres, cereales…) y beba abundante agua todos los días. Tomar un vaso de agua tibia en ayunas cada mañana suele ser una medida muy eficaz.

• Realizar ejercicio moderado. Moverse también ayuda a favorecer el aumento del tránsito intestinal.

• Establecer una rutina de horarios para ir al baño. Aunque parezca una tontería, intentar ir al baño cada día a la misma tambien puede ser de gran ayuda. El metabolismo intestinal se adapta a ellos.

• Si no se experimenta mejora, existe la opción de tomar medicación. La necesidad de tomar o no medicación deberá ser siempre determinada por el médico, por lo que es importante consultarle siempre antes, incluso si se han utilizado laxantes en otras ocasiones.