noticias

Blog del editor

Cuando embarazo y cáncer van de la mano

El 19 de octubre se celebra el Día contra el Cáncer de Mama, fecha recordatorio del compromiso de la sociedad en la lucha contra esta enfermedad. Las estadísticas muestran que este cáncer es el más frecuente en mujeres; sin embargo, también es uno de los que tiene mejor pronóstico hoy en día. Pero ¿qué sucede cuando coincide con el embarazo?

CancerMama

A pesar de ser – afortunadamente – una situación no muy habitual, sí podemos decir que el cáncer de mama es el tipo de cáncer con mayor incidencia entre las embarazadas. Sin saberlo exactamente, se calcula que esta situación se presenta en una de cada 3.000-5.000 mujeres gestantes. El retraso en la edad media para ser madre, junto a esta prevalencia de casos observada en los últimos años, ha hecho que la combinación embarazo – cáncer de mama no sea tan excepcional como décadas atrás.

Dado que estamos ante una combinación de situaciones poco conocida, es normal que surjan numerosas dudas. Hoy responderemos a las más frecuentes, aunque es evidente que en situaciones como esta lo más importante es disponer de un buen equipo médico y de soporte para poder aclarar cualquier preocupación en profundidad.

¿Quedarse embarazada aumenta el riesgo de desarrollar cáncer de mama?

En absoluto. No existe evidencia alguna que relacione el embarazo con un aumento del riesgo, por lo que por el momento solo podemos pensar que la relación es casual.

¿Padecer un cáncer durante el embarazo empeora el pronóstico?

El embarazo no empeora el pronóstico del cáncer per se, pero es cierto que puede dificultar su diagnóstico. Durante el embarazo, las mamas sufren cambios importantes a nivel fisiológico (aumento de tamaño y densidad, mayor sensación de dolor...) por lo que cambios asociados a la aparición de un pequeño tumor pueden pasar desapercibidos. Es importante consultar cualquier anomalía que se detecte con el especialista, si bien en la gran mayoría de casos estas se deben al embarazo.

¿Plantea el cáncer un riesgo para el desarrollo fetal?

El cáncer de mama no afecta ni puede transmitirse al feto; el problema principal reside en cómo puede afectar el tratamiento del cáncer al embarazo. En general, el cáncer de mama se trata con una combinación de cirugía y quimioterapia y/o radioterapia según cada caso. Ante un embarazo, es aún más importante elegir el tratamiento más adecuado para asegurar la seguridad del futuro bebé. Actualmente, se valora cada caso de forma individual; existen tratamientos de quimioterapia que pueden administrarse durante el embarazo, especialmente a partir del segundo trimestre, aunque siempre que sea posible es preferible esperar unas semanas para poder adelantar el parto - asegurando la viabilidad y calidad de vida del bebé - para iniciar el tratamiento. Solo en casos de diagnóstico muy precoz se decide interrumpir la gestación.

¿Cómo afecta el cáncer de mama a la lactancia?

La lactancia no estaría contraindicada en estos casos, pero debe evitarse si el tratamiento elegido implica la administración de quimioterapia, dado que muchos fármacos antitumorales pueden pasar a la leche materna en concentraciones elevadas. En caso de cirugía, la lactancia también deberá interrumpirse para disminuir el tamaño de la mama y facilitar así la intervención.

¿Es posible tener un hijo después de un cáncer de mama?

No se tiene gran cantidad de información acerca del tema, pero parece ser que el tener otros hijos después de superar un cáncer de mamá no está contraindicado. En cualquier caso, es siempre recomendable consultarlo con un equipo multidisciplinar especializado para poder valorar cada caso concreto.