Vacuna contra el coronavirus en embarazo o lactancia: ¿es recomendable?

La disponibilidad de las vacunas contra la COVID-19 ha generado mucha expectativa en la población en general. Sin embargo, en embarazadas, lactantes, o mujeres que buscan el embarazo, existen todavía algunas incógnitas. Mónica Cruz, especialista en medicina maternofetal del Hospital de Sant Pau de Barcelona resume la información con la que contamos hasta el momento.

Vacuna covid

Las vacunas son uno de los mayores avances científicos de la humanidad y han permitido evitar enfermedades que causaban millones de muertes cada año en el mundo. El coronavirus SARS-CoV-2 es una enfermedad generalmente leve en personas jóvenes y embarazadas en general. Sin embargo, en algunos casos puede causar complicaciones graves, incluso la muerte. ¿Deben las embarazadas vacunarse?

¿Qué vacunas contra el coronavirus están disponibles actualmente y cómo funcionan?

Existen diferentes tipos de vacunas contra el coronavirus desarrolladas en el mundo, ya que no hay una sola manera de crear anticuerpos. Las vacunas disponibles actualmente en la Unión Europea y la mayor parte de países, son la de Pfizer/BioNTech y Moderna, las cuales han sido aprobadas de manera temporal con lo que se conoce como un “uso de emergencia” dada la urgencia por la pandemia, para poder iniciar su aplicación lo más pronto posible.

Estas dos vacunas utilizan un nuevo sistema llamado ARN mensajero (ARNm), el cual enseña a nuestras células una proteína, un fragmento del virus, para desarrollar anticuerpos. Estos anticuerpos ayudarán a que estemos protegidos en caso de una infección real, y desarrollemos pocos síntomas o estos sean leves. Aunque en algunas informaciones se ha comentado la preocupación por posibles efectos en el ADN, es importante precisar que esto es imposible. El ARNm nunca se puede integrar en el ADN, y por tanto no podría tener efectos ni sobre la madre, ni sobre el feto.

Otras vacunas están en proceso de aprobación, posiblemente se vuelvan disponibles en un futuro cercano, y tienen otras maneras de actuar. Las vacunas que utilizan un “vector viral” ponen información del coronavirus en el cascarón de otro que es inofensivo (llamado adenovirus) para que se produzcan las proteínas y se genere la respuesta inmune; a este grupo pertenecen la de Oxford-AstraZeneca y la Sputnik V de Rusia.

¿Si se vacuna la madre de COVID-19, se vacuna al feto?

La inmunidad de la madre protegería al feto, pero el feto no estaría vacunado y a partir de los 3 meses de nacido podría pasar la infección.

¿Cuantas dosis son?

Las vacunas actuales constan de 2 dosis que se aplican vía intramuscular. La vacuna de Moderna es para mayores de 18 años y el intervalo entre las 2 dosis es de 28 días, mientras que la vacuna de Pfizer/BioNTech puede aplicarse desde los 16 años, y el intervalo es de 21 días.

¿Son seguras estas vacunas en el embarazo?

Desde un punto de vista teórico, son absolutamente seguras. Al utilizar un fragmento del virus, y no un virus vivo o completo, estas vacunas no desarrollan la enfermedad, por lo cual deberían ser seguras en el embarazo. Por otra parte, los estudios que se han publicado (realizados en hombres y mujeres no embarazadas) muestran un perfil de seguridad muy alto. En el embarazo se han realizado estudios en animales, que no han mostrado riesgos.

Por tanto, aunque teóricamente no debería haber riesgos, no se han realizado estudios específicamente en mujeres embarazadas o lactantes.

¿Debo ponerme la vacuna de la COVID si estoy embarazada?

En este momento, no se recomienda la vacunación de la COVID-19 de rutina en todas mujeres embarazadas.

La mayoría de las sociedades internacionales y la OMS recomiendan poner la vacuna solo en mujeres embarazadas de alto riesgo para COVID-19. Como ejemplo, están aquellas mujeres que tengan un trasplante, tratamiento inmunosupresor, una cardiopatía congénita, o las que están expuestas a personas infectadas como son trabajadoras de la salud o empleadas de instituciones geriátricas o de personas dependientes.

La COVID-19 en estas mujeres podría tener graves consecuencias ya que, aunque no existan estudios específicos en embarazadas:

(1) como hemos comentado la vacuna es teóricamente segura,

(2) existe experiencia de muchos años y millones de mujeres embarazadas vacunadas con otro tipo de vacunas que evitan enfermedades que pueden ser graves para la madre o el bebé.

Así, algunas sociedades científicas de EE.UU. o de Ámerica Latina, como el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (ACOG), concluyen que es aceptable poner la vacuna, pero que debe ser una decisión de la embarazada y que se debe comentar con su médico. En Europa, sociedades como la española o europea de medicamentos, no recomiendan ponérsela por el momento.

Por tanto, no existe una opinión unánime. Esta información puede cambiar de forma rápida a medida que tengamos más información y la iremos actualizando. La aplicación de la vacuna en el embarazo la debe tomar la mujer embarazada de manera individual juntamente con su obstetra, tomando en cuenta la información de la que se disponga en ese momento, ya que el uso masivo de la vacuna hará posible un conocimiento rápido sobre su perfil de seguridad.

¿Es seguro vacunarme de COVID si busco el embarazo?

Así como no existen estudios en mujeres embarazadas, tampoco existen en mujeres que se hayan quedado embarazadas después de vacunarse, o que estén lactando. En aquellas mujeres buscando embarazo, se recomienda vacunarse por lo menos 1 a 2 meses antes del mismo, esto incluyendo aquellas que están realizando algún tratamiento de reproducción asistida.

¿Y si estoy en plena lactancia, puedo vacunarme contra el coronavirus?

La vacunación de la COVID-19 durante la lactancia también parece ser segura por el tipo de vacuna utilizada, y si la madre tiene algún factor de riesgo asociado se recomendaría. En este caso, la opinión de las sociedades internacionales coincide. Aunque, nuevamente, es una decisión personal, se considera que es compatible y segura con la lactancia, no pasa al neonato a través de la leche, no reduce la producción de leche, y que, si una madre se vacuna, puede continuar dando el pecho sin restricciones y probablemente le esté ofreciendo al bebé anticuerpos a través de la leche. Por tanto, la vacunación está recomendada en estas mujeres.

Encuentra más respuestas a las dudas sobre coronavirus y lactancia materna

¿Qué consecuencias puede tener la vacuna de la COVID en los bebés?

Por lo que se conoce hasta el momento, los bebés que nacen de mamás con infección por Coronavirus no presentan complicaciones y están sanos. En caso de infección, los síntomas son leves y sin consecuencias. Sin embargo, tras el parto se realizaría determinación de la presencia del virus y seguimiento estricto de la aparición de síntomas de gravedad, tanto en el hospital como en el domicilio.

Me vacuné y no sabía que estaba embarazada, ¿puede tener efectos secundarios en el embarazo o el feto?

A pesar de que no existen estudios al respecto, la probabilidad de que la vacuna afecte a un bebé durante el embarazo es muy baja, porque ninguna de las vacunas actuales causa la enfermedad. Sin embargo, si sólo se ha aplicado una dosis y se descubre que está embarazada, en la actualidad se recomienda no aplicarse la segunda dosis, y esperar a vacunar hasta después del parto. En ningún caso se recomendaría interrumpir la gestación.

¿Qué efectos secundarios puedo tener con la vacuna?

Los efectos secundarios más comúnmente reportados son dolor en la zona de la inyección, cansancio, dolor de cabeza; con menos frecuencia escalofríos o fiebre y dolor muscular. La gente con antecedentes de alergias importantes pueden presentar reacciones más severas, con lo cual se debe de valorar individualmente si existe un mayor riesgo de presentar algún problema.

¿Cuáles son los beneficios de vacunarse contra la COVID?

En los estudios realizados con más de 30.000 participantes, ambas vacunas tienen más de un 90% de efectividad en prevenir casos sintomáticos o severos de COVID-19. Por tanto, como cualquier vacuna, tienen un alto nivel de protección. Este nivel de protección ha sido especialmente diseñado para evitar los casos graves, los que más preocupan.

Por Mónica Cruz Lemini, Médico Adjunto de Medicina Materno-Fetal, Hospital de la Santa Creu i Sant Pau, Barcelona

 

La información en la cual se han basado estas recomendaciones se puede encontrar en los siguientes enlaces:

9 meses