noticias

Noticias científicas

El riesgo de depresión empieza en la barriga

Los niños cuyas madres están deprimidas en el embarazo tienen mayor riesgo de sufrir depresión de adultos. Según el estudio de la Universidad de Bristol, que ha seguido a los hijos de más de 8.000 madres con depresión postnatal o prenatal, el tratamiento médico en el embarazo reduciría el riesgo de futuros problemas de salud mental en el niño.

depresion-barriga

Un riesgo que empieza en el útero

"La depresión en la gestación debe tomarse en serio y debe ser tratada durante el mismo embarazo ya que existe un riesgo a largo plazo para el niño, aunque sea pequeño", explica la investigadora principal del estudio, la Dr. Rebecca Pearson. El riesgo es 1,3 veces más alto de lo normal a los 18 años, establecen los investigadores que creen que el tratamiento médico durante el embarazo podría reducir el riesgo de futuros problemas de salud mental en el niño. Por ahora, el estudio, publicado en la revista JAMA Psychiatry, sólo demuestra una asociación entre la depresión en el embarazo y la depresión en la edad adulta, no una relación causal, para la cual se requiere más investigación.

Y es que “el desarrollo de la salud mental de un individuo no comienza al nacer, sino en el útero”, dice el profesor Carmine Pariante del Instituto de Psiquiatría del King College de Londres. "El mensaje es claro: ayudar a las mujeres que están deprimidas durante el embarazo no sólo alivia su sufrimiento, sino también el sufrimiento de la próxima generación."

La importancia de tratar la depresión

El profesor Celso Arango, del Hospital General Universitario Gregorio Marañón, de Madrid, dice que las hormonas del estrés pueden afectar el desarrollo del niño en el seno materno. "Las mujeres con depresión deberían ser tratadas antes de quedarse embarazadas, pero si ya están embarazadas cuando se les diagnostica la depresión es aún más importante que se les trata ya que tiene repercusiones en la madre y el niño."

Los investigadores creen que son varios los factores que pueden estar involucrados en la depresión prenatal y postnatal, entre ellos los ambientales o el apoyo social son los que tienen mayor impacto en la depresión postnatal.

Un proyecto a largo plazo

Los datos provienen del Estudio Longitudinal Avon de Padres e Hijos –un proyecto de investigación de la salud a largo plazo– también conocido como Hijos de los años 90. Más de 14.000 madres fueron apuntadas durante su embarazo entre 1991 y 1992, y la salud y el desarrollo de sus hijos se ha seguido detalladamente desde entonces.

Fuente: Estudio Longitudinal Avon / Jama Network

9 meses