noticias

Noticias científicas

Una dieta sana antes del embarazo se asocia con menos anomalías en los bebés

Llevar una alimentación saludable es fundamental durante el embarazo. Es de sobras conocido que una dieta equilibrada de la madre a lo largo de los nueve meses se traduce en un buen desarrollo del feto. Lo que no quedaba claro hasta hace poco era si los hábitos anteriores al periodo de gestación afectaban o no al bebé. Ahora un estudio americano, en el que han participado 19.000 mujeres, vincula a las madres que llevaron una alimentación más sana antes del embarazo con una tasa menor de bebés con anomalías cardiacas.

dieta-embarazada-corazon-feto

 

 Cuidar la dieta desde antes del embarazo

El afán por descubrir el papel potencial de la dieta de las madres antes del embarazo, ha llevado a un equipo de científicos norteamericanos a investigar la cantidad y calidad de la alimentación de 19.000 mujeres un año antes de quedarse embarazadas. Los resultados del estudio sugieren que una dieta sana antes del embarazo está relacionada con una tasa más baja de anomalías cardiacas en los bebés.

Anomalías cardiacas ¿evitables?

La investigación, cuyos resultados fueron publicados en la revista Archives of Disease in Childhood, determinó que un 37 % de las madres alimentadas de forma saludable tenían menos riesgo de tener descendencia con tetralogía de Fallot y un 23 % de ellas tenían menos posibilidades de que sus bebés nacieran con defectos del tabique auricular. Estas enfermedades conllevan riesgos. La tetralogía de Fallop es una anormalidad compleja que provoca unos niveles de oxígeno bajos en la sangre conducida al resto del cuerpo. Los defectos del tabique auricular son agujeros en la pared de esta membrana que separa a las dos aurículas del corazón.

La calidad de la dieta, en el objetivo

Las mujeres evaluadas formaban parte del estudio National Birth Defects Prevention. Entre los años 1997 y 2009 la mitad de estas tuvieron niños sanos y la otra mitad tuvieron bebés con anomalías cardiacas más o menos grave. Por su parte, la calidad de la dieta fue evaluada con dos sistemas de puntuación: el llamado índice de calidad de la dieta para el embarazo (ICD-P), entre los que se encontraba uno que tomaba como referencia a la dieta mediterránea.

Los investigadores subrayan que se trata de un estudio observacional por lo que no se pueden extraer conclusiones definitivas sobre la relación causa-efecto entre la dieta y las enfermedades. De todos modos, los autores indican que este estudio refuerza las recomendaciones dietéticas actuales para las mujeres que estén pensando en quedarse embarazadas.

Fuente: Lorenzo D Botto et all. “Lower rate of selected congenital heart defects with better maternal diet quality”