noticias

Reportajes

Qué es el mindfulness y por qué es beneficioso para el embarazo

Cada vez se condiera más importante cuidar la salud emocional durante el embarazo. ¿La razón? Nuevas investigaciones apuntan que practicar técnicas de relajación como el yoga o el midfulness puede proteger la salud de la madre y favorecer el desarrollo del bebé a lo largo de los 9 meses. E incluso favorecer un parto más relajado. 

mindfulness embarazo

¿Qué es el mindfulness?

"El mindfulness es una forma de relajación que, mediante técnicas de atención plena y yoga, permite concentrarnos en el momento presente (es decir, aquí y ahora) para comprender qué es lo que ocurre desde una actitud abierta y amable, sin juzgar. Aunque parece sencillo, requiere práctica, constancia y motivación". Nos lo cuenta Sylvia Comas, socia fundadora del Instituto esMindfulness de Barcelona e Instructora de MBSR certificada.

Te preguntarás, ¿qué es el MBSR? MBSR (Mindfulness Based Stress Reduction) es uno de los programas de entrenamiento de mindfulness más reconocidos y estudiados. Fue desarrollado por Jon Kabat Zinn a finales de los setenta en la Facultad de Medicina de la Universidad de Massachusetts. Se trata de una intervención psico-educativa que consiste en 8 sesiones semanales y un día completo de práctica intensiva. "Este entrenamiento permite ir integrando poco a poco las bases de la meditación y ofrece herramientas que ayudan a estar más presentes en aquello que ocurre en cada momento de nuestras vidas, pudiendo manejar mejor las dificultades", explica Comas. En los últimos 30 años el mindfulness se ha aplicado en numerosos entornos, desde hospitales a escuelas, a empresas e incluso en prisiones.

¿Y cuáles son sus beneficios? "Los estudios evidencian que mindfulness promueve diversos beneficios –apunta Comas– tales como estados emocionales positivos, disminución de los niveles de estrés o mejora del sistema inmune en personas con condiciones médicas y psiquiátricas variadas que incluyen el dolor crónico, el cáncer y trastornos de ansiedad o depresión.

Mindfulness en el embarazo, ¿por qué es bueno?

El embarazo es un momento clave en la vida de una mujer. Aunque suele ser una buena noticia, la embarazada no siempre se encuentra en un estado radiante y relajado. Suele tener preocupaciones, listas interminables de cosas por hacer, insomnio y, a menudo, molestias físicas –cansancio, dolores de espalda, hinchazón de pies...– e incluso mentales. Las cifras lo constatan: cerca del 18% de las mujeres se sienten deprimidas durante el embarazo, y el 21% sufren de ansiedad grave.

Controlar la ansiedad es esencial para la salud tanto de las madres como de los bebés. "Algunas investigaciones recientes sugieren que la práctica del mindfulness ayuda a las embarazadas a disminuir su estrés y a mantener el ánimo, beneficios que pueden dar lugar a bebés más sanos y con menos problemas de desarrollo tras el nacimiento", explica Francesca Crovetto, especialista e investigadora en medicina maternofetal de BCNatal (Hospital Clínic y Sant Joan de Déu). Aunque estos estudios son aún muy incipientes, investigadores como Crovetto confían que las intervenciones basadas en mindfulness, "que realizamos en grupo y son muy accesibles y fáciles de realizar", puedan tener efectos muy transformadores tanto para las mamás como para los bebés. Precisamente por eso, el grupo de investigación Fetal Medicine Research Center de BCNatal arrancó en 2017 un amplio estudio sobre ese tema.

"Hoy sabemos –cuenta Crovetto– que las embarazadas con niveles elevados de cortisol (una hormona indicadora del estrés), tienen más riesgo de sufrir nacimientos prematuros o tardíos, peso bajo de sus bebés al nacer y/o bebés con problemas de respiración". Aspectos, todos ellos, que suelen estar asociados a resultados bajos en el APGAR, una prueba habitual que se realiza generalmente minutos después del nacimiento para evaluar la salud del recién nacido y que tiene en cuenta la complexión, el pulso, los reflejos, el nivel de actividad y la respiración.

Los beneficios del mindfulness en el embarazo

La práctica de mindfulness busca que las personas presten atención a su experiencia interna, es decir, a aquello que están sintiendo física o mentalmente en el momento presente, y también a la experiencia externa, momento a momento, sin intentar cambiarlas, con aceptación y apertura. "Así por ejemplo, una embarazada podrá aprender a atender y observar todas las sensaciones que aparecen a medida que el momento del parto se acerca (contracciones, pinchazos o pérdidas)", explica Sylvia Comas de esMindfulness. Y añade: "incluso podrá aceptar el dolor que pueda sentir en esos momentos, sin dejarse llevar por la anticipación de que ese dolor pueda aumentar y/o empeorar". De esa forma, la embarazada puede manejar mejor sus emociones y mantener el equilibrio durante todo el parto.

Más información: esMindfulness