noticias

Blog del editor

Una oportunidad para revertir los riesgos cardiovasculares de los niños in vitro

Hace unos días, desde el Equipo de Medicina Fetal Barcelona hicimos público el descubrimiento de que los niños nacidos por técnicas de reproducción asistida (RA) tienen mayor riesgo cardiovascular en la infancia. Al nacer, su corazón y vasos sanguíneos son similares a los que tendría un niño obeso o con diabetes. ¿Constituye esto una enfermedad? No, en ningún caso.

riesgo-cardiovascular-bebe-la-caixa

Riesgos de la reproducción in vitro

Lo que indica este estudio del Equipo de Medicina Fetal Barcelona – Hospital Clínic – Hospital Sant Joan de Déu y realizado con el apoyo de Obra Social "la Caixa", es que si no se interviene sobre esta predisposición y, sobre todo, si se añaden otros factores de riesgo, como la obesidad infantil, podría acabar causando problemas a largo plazo. Es la primera vez que se descubre esta relación a nivel mundial. En realidad, la preocupación por la salud de los niños nacidos mediante estas técnicas siempre ha existido y de forma periódica aparecen noticias sobre posibles riesgos incrementados. En general se considera que estos riesgos no existen por las propias técnicas utilizadas, sino más bien por las características de los pacientes que utilizan la RA. Se trata de pacientes que suelen ser de más edad y que han padecido infertilidad durante unos años. Los mismos factores que producen infertilidad pueden también hacer que un embarazo no sea tan perfecto como sería deseable. 

Una oportunidad a largo plazo

Teniendo en cuenta que la RA se utiliza en un porcentaje relevante de embarazos –entre un 2 y 3% en España– este descubrimiento adquiere especial relevancia desde un punto de salud pública. En efecto, conocer un riesgo es en realidad una oportunidad, dado que permite tomar medidas para reducir las probabilidades de problemas de salud a largo plazo. Por tanto se trata de hallazgos que hay que encuadrar en los avances de la medicina fetal en identificar factores perinatales que tienen influencia en nuestra salud adulta. Evidentemente, estos hallazgos no deberían en ningún caso hacer reconsiderar su decisión a parejas que estén pensando en la RA, ni alarmar a quienes ya tuvieron hijos con estas técnicas.

Solución: pruebas y dieta

Por otra parte, junto a este estudio hemos finalizado otros con importantes implicaciones. En primer lugar, hemos desarrollado técnicas para detectar el riesgo cardiovascular de forma prenatal. Mediante una ecocardiografía en el tercer trimestre se analiza la función cardiaca con fórmulas producto de nuestra propia investigación en Barcelona, lo cual permite identificar con una sensibilidad del 90% si existe riesgo cardiovascular futuro. En segundo lugar, en otro estudio observamos como una dieta rica en Omega-3 (ácidos grasos polinsaturados) en los niños, se asoció a una reducción muy importante de los cambios cardiovasculares prenatales. Esto demuestra como el conocer un mayor riesgo puede permitir medidas tan sencillas como una dieta adecuada, que en muchos casos será suficiente para revertir el incremento de riesgo que se ha producido en vida fetal.

Hacia la medicina preventiva

Estos nuevos hallazgos de nuestra investigación representan importantes avances para la medicina preventiva y el envejecimiento saludable. Cuando tenemos un hijo queremos que viva muchos años y no tenga enfermedades. En ese sentido, cada vez sabemos con mayor seguridad que muchas de nuestras funciones empiezan a programarse antes de nacer, y la oportunidad que este hecho representa para la salud pública es inmensa, porque en ese momento, y nunca mejor dicho, nos queda toda una vida por delante para revertir cualquier desviación.

Por Eduard Gratacós

Obra Social "la Caixa" apoya a inatal.org

vertical fondo blanco