noticias

Noticias científicas

Los bebés aprenden sus primeras palabras antes de nacer

Ten cuidado con lo que dices cuando estás cerca de una embarazada. Según un estudio de la Universidad de Helsinki (Finlandia), el feto puede escuchar y retener sonidos muy básicos que le llegan a través del vientre materno durante la última etapa de gestación.

fetos-oyen

Los fetos reconocen melodías

Puede parecer inverosímil que los fetos puedan escuchar el habla estando en el vientre materno, sin embargo se sabe que las partes del cerebro que procesan el sonido se activan en el último trimestre del embarazo, y que el sonido llega bastante bien a través del abdomen de la madre. "El sonido que recibe el feto de la madre es similar al que uno oye si habla tapándose la boca con la mano", dice el neurocientífico cognitivo Eino Partanen de la Universidad de Helsinki. Y añade: “A medida que el feto crece puede oír el ritmo del habla, el ritmo de la música, y así sucesivamente."

Investigaciones anteriores ya habían revelado la existencia del aprendizaje intrauterino, aunque no de forma concluyente. Un estudio de 1988 sugería que los recién nacidos eran capaces de reconocer la melodía de la telenovela favorita de sus madres. Otro estudio mostraba que los bebés nacían familiarizados con el lenguaje nativo de sus padres. Pero estas investigaciones estaban basadas en el análisis de la conducta de los bebés tras su nacimiento, la cual presenta problemas para ser pautada.

Huellas neuronales de los sonidos

Partanen y su equipo, en cambio, decidieron buscar huellas neuronales de la memoria desde el vientre. "Una vez que nos enteramos de un sonido, si se nos repite con bastante frecuencia, formamos un recuerdo de él, que se activa cuando escuchamos el sonido de nuevo", explica. Esta memoria se acelera con el reconocimiento de los sonidos en la lengua materna y puede detectarse como un patrón de ondas cerebrales, incluso en un bebé dormido.

En el estudio, los científicos emplearon sensores encefalográficos para registrar la actividad cerebral de los bebés en el área encargada de la memoria. El experimento se iniciaba en el último trimestre del embarazo, durante el cual la gestante debía reproducir varias veces a la semana una pista de audio con sonidos y voces humanas. Cuando estos bebés nacieron, se les sometió a la escucha de la misma secuencia de sonido y mostraban mayor señal neuronal que los que no se fuero entrenados. También mostraron más señal en la detección de diferencias entre sílabas, tales como la longitud vocálica.

El lenguaje se aprende desde el útero

Esta nueva evidencia demuestra que el aprendizaje del lenguaje, de una forma muy primitiva y no consciente, comienza en el útero y que la capacidad fetal de procesamiento del sonido es mayor de lo que se creía. No obstante, y teniendo en cuenta que un feto pasa más de 20 horas al día durmiendo, este tipo de estudios no deben interpretarse de forma inadecuada. Partanen señala en estos resultados una vía para solucionar algunos problemas de aprendizaje: “Este hallazgo –dice– podría ofrecernos posibles tratamientos para niños con riesgo de dislexia o trastornos de procesamiento auditivo, aunque esto es solo una gran suposición por el momento”. Sin embargo, la investigación sólo estudió a bebé menores de un mes, y no está claro si a medida que crecen estos recuerdos se conservan o se pierden.

Fuente: "Aprendizaje fetal, un puente hacia el nacimiento", por Ph.D. Minna Huotilainen de la Universidad de Helsinki.