noticias

Noticias científicas

El estrés reduce las posibilidades de la mujer de quedarse embarazada

Las dificultades de una pareja para lograr un embarazo tienen que ver con múltiples factores. A los ya conocidos se puede sumar ahora el estrés. Investigadores norteamericanos sugieren que precisamente el estrés antes de la concepción podría desempeñar un papel en la infertilidad.

estres-infertilidad

El estrés y su relación con el embarazo

Los resultados del estudio del Centro Médico Wexner de la Universidad del Estado de Ohio (EE.UU.) señalan que las mujeres con altos niveles de alfa-amilasa, un indicador biológico de estrés medido en la saliva, son un 29% menos propensas a quedarse embarazadas cada mes y tienen más del doble de probabilidades de cumplir con la definición clínica de infertilidad (no queda embarazada a pesar de 12 meses de relaciones sexuales regulares sin protección) en comparación con las de bajos niveles de esta enzima.

Su estudio, publicado en Human Reproduction, amplía y corrobora un estudio anterior realizado en Reino Unido que demostró una asociación entre los altos niveles de estrés y una reducción de la probabilidad de embarazo.

El doble de riesgo de infertilidad

Los investigadores estudiaron a 501 mujeres estadounidenses de entre 18 y 40 años que estaban libres de problemas de fertilidad conocidos y apenas habían comenzado a tratar de concebir y las siguieron durante 12 meses o hasta que quedaron embarazadas como parte del Estudio para la Investigación Longitudinal de la Fertilidad y el Medio Ambiente (LIFE, por sus siglas en inglés). Se analizó sus salivas para determinar la presencia de alfa-amilasa y cortisol en la saliva, dos biomarcadores de estrés.

Según Courtney Denning-Johnson Lynch, directora de Epidemiología Reproductiva en Wexner, “este es el segundo estudio en el que hemos demostrado que las mujeres con altos niveles de los biomarcadores de estrés alfa-amilasa salival tienen una menor probabilidad de quedarse embarazadas en comparación con las mujeres con bajos niveles de este biomarcador. Por primera vez, hemos demostrado que este efecto es potencialmente clínicamente significativo, ya que está asociado con dos veces más riesgo de infertilidad entre las mujeres".

Técnicas de relajación, una posible solución

Lynch cree que los resultados de esta investigación deberían alentar a las mujeres que están pasando por dificultades para quedarse embarazadas a considerar la gestión de su estrés mediante técnicas de reducción del estrés como el yoga, la meditación y la atención plena. Sin embargo, considera que las parejas no deben culparse a sí mismas si están experimentando problemas de fertilidad, ya que el estrés no es el único factor o el más importante involucrado en la capacidad de una mujer para quedar embarazada.

Fuente: Human Reproduction