noticias

Noticias científicas

La enfermedad cardiovascular aumenta el riesgo de aborto

Las familias en las cuales existe una carga de enfermedades cardiovasculares podrían tener una predisposición a los abortos y pérdidas fetales. Así lo sugiere un trabajo realizado por investigadores daneses que apunta que las hijas de padres con enfermedad cardiovascular subyacente tienen más riesgo de perder un hijo durante el embarazo.

familia-embarazo

Un riesgo heredado

Concretamente, el estudio realizado por el Departamento de Epidemiología de Copenhague (Dinamarca) y el Rigshospitalet-Copenhagen University Hospital, entre otros centros investigadores daneses, y que fue presentado en el Congreso Europeo de Cardiología de Barcelona, muestra que las hijas de padres con enfermedad cardiovascular subyacente tienen más riesgo de perder un hijo durante el embarazo.

Los expertos identificaron las mujeres que padecieron uno o más episodios de aborto espontáneo o pérdidas fetales entre los años 1977 y 2008 y a sus padres. "Este trabajo sugiere que podría existir un mecanismo común para algunos tipos de abortos espontáneos y/o pérdidas fetales; de esta forma las familias en las cuales existe una predisposición hacia las enfermedades cardiovasculares podrían tener también un mayor riesgo de abortos espontáneos y/o pérdidas fetales", señala el doctor Alessandro Sionis, director de la Unidad de Cuidados Intensivos Cardiológicos del Servicio de Cardiología del Hospital de la Santa Creu y Sant Pau de Barcelona.

Relación entre enfermedad cardiovascular y pérdidas fetales

Los investigadores realizaron un seguimiento retrospectivo de los padres, en total más de un millón, sobre los que observaron si a lo largo de los años habían sufrido un infarto o un accidente cerebral (ictus). En concreto, y según los datos analizados, los resultados mostraron cómo los padres cuyas hijas habían tenido un hijo muerto al nacer poseían un 14% más de riesgo de infarto de miocardio y un 7% más de riesgo de ictus.

Así, parece existir una asociación entre la enfermedad cardiovascular y un mayor riesgo de aborto, pero en este sentido el Dr. Sionis destaca que, "evidentemente, habrá que confirmarse más adelante con la realización de otros estudios".  

Fuente: Statens Serum Institut